Flan de Queso

La mejor selección de recetas de flan de queso

Flan de queso mascarpone

Flan de queso mascarpone

Aunque el flan de queso tradicional se hace con queso cremoso, también se puede hacer con otras variedades de queso, como el queso mascarpone, que es el que he utilizado para la receta de hoy.

Tiene un sabor simple pero evidente, que encantará los amantes del queso en general y del mascarpone en particular.

Te sorprenderá lo simple que es y sobre todo el sabor que tiene.

Ingredientes:

  • 300 gr de azúcar
  • 3 cdas de agua
  • 5 huevos M
  • 400 gr de leche condensada
  • 400 ml de leche entera
  • 225 gr de queso mascarpone a temperatura ambiente
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Procedimiento:

Precalienta el horno a 180º C sin ventilador y con calor por los dos lados.

Lo primero que hay que hacer es el caramelo. Esta es la parte más difícil, pues es muy fácil que el azúcar se queme al dejarlo unos segundos más. Pon el azúcar en un cazo y añade las 3 cucharadas de agua. Empieza a removerlo con una varilla hasta que el azúcar esté completamente húmedo.

Luego deja empiece a cocerse y vigílalo cuidadosamente. Antes solía removerlo sin parar hasta que se formase el caramelo, pero un día leí que había que dejarlo a su aire, no tocarlo. Desde que empecé a hacerlo así, el azúcar siempre se ha cocinado correctamente; pero aún así es fácil que se queme si no se vigila en todo momento, así que te n cuidado.

Una vez que empiece a caramelizarse, se pondrá de color marrón. En ese momento es cuando tienes que verterlo a un molde y esparcirlo por la base. Se seguirá cociendo aún después de retirarlo del fuego, por eso no hay que esperar demasiado, pues podría ser demasiado tarde.

Tiene que estar de color miel cuando lo retires del fuego y lo viertas al molde. Después tienes que mover con cuidado el molde para que se esparza por toda la superficie, teniendo en cuenta que a medida que se enfría, se va solidificando y es más difícil que se mueva.

Esta es la parte más difícil y en la que puedes meter la pata, pero poniendo atención, te saldrá bien. Deja el molde a un lado para que se enfríe mientras vas haciendo el resto del flan.

A continuación, mezcla los huevos, la leche condensada, la leche entera, la vainilla y el queso mascarpone, hasta que todo esté perfectamente integrado. Lo puedes mezclar con una batidora para que te sea más fácil. Vierte esta mezcla en el molde con la capa de caramelo solidificada.

Introduce el molde en un recipiente más grande y agrega agua en éste hasta que le llegue por la mitad al molde, con cuidado de que no se desborde. Esto se llama un baño María, y se utiliza para cocinar flanes.

Introduce el baño Maria en el horno precalentado y deja que se cocine durante al menos 45 minutos. Pasado ese tiempo, comprueba cómo va de cocción. Lo más probable es que todavía no esté hecho. La parte superior del molde (que será la parte inferior) debe estar dorada, y al insertar un cuchillo en el medio, éste debe salir bastante limpio.

Vuelve a introducirlo en el horno durante 15 minutos más y vuelve a comprobar su estado. Una vez que esté hecho, sácalo del horno y del baño María y deja que enfríe a temperatura ambiente.

Después introdúcelo en el frigorífico durante 2 horas. Cuando esté listo para ser servido, pasa un cuchillo por el borde del molde e inviértelo en un plato o fuente. Saldrá sólo.

El caramelo goteará hacia abajo y tendrá una bonita capa por encima.