Flan de Queso

La mejor selección de recetas de flan de queso

Flan de queso fresco

Flan de queso fresco

El flan de queso fresco es una variación del flan de queso tradicional que se hace con queso de untar. Al tener diferente textura, el flan no va a quedar tan cremoso, y quedará más agrietado, pero está igual de sabroso.

Lo bueno es que no tiene tantas calorías, pues el queso de Burgos es mucho más ligero. Lo que hay que hacer bien es triturarlo todo para que esté lo más unido posible y no haya trozos de queso grandes que estropeen la textura.

Ingredientes:

  • 150 gr de azúcar
  • 2 cucharadas de agua
  • 250 ml de nata líquida para cocinar
  • 100 gr de queso fresco
  • 4 huevos M
  • 100 gr de azúcar
  • 350 ml de leche

Indicaciones:

En primer lugar, vamos a hacer un caramelo con el azúcar y el agua. Personalmente, me gusta más el caramelo casero que el comprado, pero si no os sentís seguros haciendo un caramelo o no tenéis tiempo, podes utilizar uno comprado.

Aunque parece muy complicado y muchos le tienen miedo, hacer caramelo no es tan malo como lo pintan. Tan sólo hay que vigilar constantemente la preparación y retirarlo del fuego en el momento adecuado.

Puedes hacerlo directamente en una flanera para metal (que se pueda poner en contacto con la vitrocerámica o el fuego, o hacerlo en un cazo y luego verterlo.

Mezcla el azúcar y el agua y caliéntalo a fuego suave. Empezarás a ver que empieza a burbujear. Tu no hagas nada mientras el azúcar se transforma en caramelo.

Después va a empezar a cambiar ligeramente el color. Es ahí cuando hay que estar pendiente, pues en cuestión de segundos puede pasar de un bonito color dorado, a un color negro quemado, y no queremos que pase eso.

En cuanto veas que adquiere un tono miel, retíralo del fuego, pues todavía continua cocinándose minutos después de retirarlo. Acto seguido, vierte el caramelo en el fondo de la flanera y espárcelo girándolo con movimientos circulares. Deja que repose y se enfríe.

Mientras tanto, mezcla con una batidora el queso fresco, la nata, los huevos, la leche y el azúcar hasta tener una masa homogénea. Espera a que se eliminen las burbujas, pues no queremos que nuestro flan tenga agujeros.

Puedes ir preparando el baño María. Para ello calienta el horno a 190º C y pon una rejilla en la mitad inferior. Coloca un recipiente apto para horno que sea más grande que la flanera, y añade agua hasta casi la mitad.

Introduce la flanera en el recipiente con el agua durante 20-30 minutos, o hasta que al pincharlo en el centro con un cuchillo, salga completamente limpio. lo mejor es tenerlo 20 minutos y luego apagar el horno sin abrir la puerta ni sacar el molde.

Una vez que ha cuajado, sacamos el flan y dejamos que enfríe a temperatura ambiente, y lo introducimos después en el frigorífico para que se enfríe por completo.

Cuando vayamos a servirlo, pasamos una espátula por el borde del flan para despegarlo y lo invertimos para que el caramelo caiga por el flan.